close-up-hand-turning-up-heater

¿Cómo se purgan los radiadores de calefacción a gas?

¿Ya notas el frío? Ha llegado el momento de preparar tu hogar para el invierno y un paso importante que hay que dar si tienes radiadores en casa es revisar que funcionen correctamente.

Si notas que no se calientan tanto como antes, hacen ruido y hay partes que están frías al tacto, probablemente ha llegado el momento de purgarlos. Es decir, de extraer el aire sobrante en el circuito del gas.

 

¿Para qué sirve?

 

Normalmente, los radiadores están programados para alcanzar una temperatura concreta, que suele detallarse en un termostato instalado en la pared. Si éstos no se han purgado, continuarán funcionando sin llegar a la temperatura programa. Esto puede suponer un importante gasto extra en tu factura del gas.

Normalmente, este proceso se lleva a cabo en invierno, unas semanas antes de empezar a poner la calefacción a diario. Además, puedes hacerlo tú mismo sin ningún tipo de asistencia técnica o especializada.

Antes de continuar con los pasos a seguir para purgar tus radiadores, recuerda que por seguridad debes apagarlos y esperar a que se queden fríos.

 

Pasos a seguir

 

  • Cuando se vaya acercando la época de encender la calefacción, busca la llave de paso del radiador que vas a purgar y ciérrala.
  • Si tu radiador no tiene válvula manual, utiliza una llave inglesa para girarla y ábrela para que empiece a salir agua. ¡No te olvides de coger un cubo o un cazo para no empapar el suelo!
  • Cuando notes que el agua sale de forma fluida y continua, cierra la válvula.
  • Este proceso deberás repetirlo en todos los radiadores de tu hogar, preferiblemente en un orden que vaya desde el más cercano a la caldera hasta el más lejano.
  • Cada vez que purgues un radiador, debes revisar que la presión de la caldera está entre 1 y 1,5 bares.

 

Si has realizado estos pasos y aún no se calientan, es posible que el sistema no esté equilibrado. Para solucionarlo, tienes que buscar una llave de salida en la parte inferior del radiador con la que se puede compensar el caudal de agua y comprobar qué radiadores se calientan más. Sabrás que es la que estás buscando porque tiene una tapa de metal o plástico.

 

Válvulas automáticas

 

Actualmente, hay sistemas de calefacción que poseen una válvula automática que permite el autopurgado de los radiadores. Por este motivo, no es necesario realizar todos los pasos anteriormente descritos.

Si no estás seguro de si tus radiadores poseen este sistema, consúltalo con tu compañía del gas. En MLC Luz y Gas tenemos asesores que pueden ayudarte en este aspecto y un servicio técnico que se encarga de la instalación y revisión del sistema. Contacta con nosotros y pide toda la información que necesites aquí.

 

Abstract architecture and building with window exterior

Qué es la eficiencia energética de un edificio y cómo mejorarla

Los edificios y nuevas construcciones generan un impacto ambiental. Por este motivo, desde las instituciones se han promovido una serie de acreditaciones que certifiquen la calidad de las construcciones, cuantifiquen las emisiones de CO2 y acrediten que son energéticamente eficientes.

La eficiencia energética de los edificios se calcula midiendo la energía consumida durante un año en condiciones normales de ocupación y uso. Se tienen en cuenta factores como la calefacción, el aislamiento, la iluminación o el agua caliente de un espacio, entre otros.

Para medirla indica el nivel de consumo que realiza el edificio. Al igual que ocurre con los electrodomésticos, se basa en la escala del Índice de Eficiencia Energética (IEE), regulado por la Unión Europea desde hace 25 años y modificado en marzo de 2021.

  • A y B: menor consumo eléctrico.
  • C y D: consumo moderado.
  • E y F: consumo medio/alto.
  • G: posee peor rendimiento y consume más energía.

La Directiva Europea 2010/31/UE recomienda la construcción de edificios de tipo A, puesto que este tipo puede llegar a consumir hasta un 90% menos de energía que un tipo G.

 

¿Cómo se mejorar la eficiencia energética de un edificio?

Los datos que se tienen en cuenta para elaborar el certificado energético son los kilovatios por hora metro cuadrado (kWh/m2) y en kilogramos de CO2 por metro cuadrado (Kg CO2/m2 año). Una vez se obtienen los resultados, las cantidades se relacionan con el etiquetado, es decir, con una de las letras.

Los certificados suelen incluir además sugerencias técnicas para incrementar la eficiencia del edificio o vivienda. Un recurso que permite a los propietarios realizar mejoras que incrementen la posibilidad de alcanzar la etiqueta A.

Estas recomendaciones no son obligatorias, pero tienen la finalidad de ofrecer opciones energéticas que tengan un impacto positivo en el medioambiente, así como en el ahorro dentro de los distintos espacios de edificio y en su conjunto.

Algunas posibles mejoras son:

  • Si la vivienda no está construida, hacerlo de forma que capte la mayor luz natural posible.
  • Emplear equipos que ahorren energía y aprovechen los recursos naturales como las placas solares.
  • Mejorar el aislamiento térmico.
  • Instalar iluminación LED, que desprende menos CO2 que la convencional.
  • Climatización inteligente. Lo adecuado es acotar la temperatura entre 21º y 24º en verano y/o emplear domótica que la regule de forma inteligente.

Aunque todos estos recursos son válidos, siempre puedes empezar con aquellas que te resulten más económicas y te supongan un mayor beneficio a largo plazo. Por ejemplo, aquellas que te supongan un ahorro en las facturas de la electricidad y el agua.

En MLC te recomendamos las mejores opciones energéticas según tus necesidades. Realiza tu consulta sin compromiso a través de nuestra web o llamando al 953 03 58 49. Nuestros expertos te devolverán la llamada.

interruptor

¿Cómo se mide la energía que consumes? Ahorra en tu factura

¿Sabes por qué pagas lo que pagas en tus facturas de la luz y el gas?

El consumo energético es el gasto total de energía que se realiza en un hogar, oficina o edificio. Habitualmente, éste incluye más de una sola fuente, como la electricidad o el gas, y depende de la actividad que realices. Por ejemplo, no es lo mismo el uso diario que se le da al frigorífico de una vivienda que al de un restaurante.

En concreto, el gasto energético depende de cuestiones como:

  • El número de personas que utilicen los aparatos eléctricos o hagan uso de suministros como la calefacción.
  • La actividad que se realice en un espacio o edificio.
  • El rendimiento energético del edificio en el que se encuentre la vivienda o lugar de trabajo.
  • El rendimiento de los electrodomésticos, que se puede evaluar con el etiquetado energético que tienen asociado.

 

¿Cómo se mide?

Una vez comprendido qué es el consumo energético y de dónde procede, queda aclarar cómo se miden los más comunes.

  • La luz: Las empresas eléctricas suelen medir en kilovatios por hora (kWh), es decir, que durante una hora se consumen 1000 vatios. Para consultar el número de kWh consumidos, puedes echarle un vistazo al extracto de tu factura de la luz.

 

  • El gas: El gas es más complicado de calcular, dado que el consumo se realiza en metros cúbicos (m3) y hay que convertirlos en kWh. Por este motivo, su precio depende de factores como la extensión del espacio en el que esté contratado este suministro, el aislamiento del mismo, etc. Las empresas energéticas fijan un factor de conversión que puede consultarse en la factura.

 

Ahorrar en la factura de la luz

¿Saber estas cosas puede ayudarte a ahorrar en tus facturas? La respuesta es que sí. Ahora sabes que el aislamiento de tu hogar e incluso los electrodomésticos juegan un papel esencial en el consumo de gas y luz. Así que si estás pensando en cambiar algún aparato, puedes consultar cuestiones como el etiquetado energético antes de realizar tu compra. De este modo, mejorarás la eficiencia de los electrodomésticos de tu hogar.

Además, si conoces el precio del kWh de distintas empresas, tendrás un criterio más amplio a la hora de elegir tu compañía de suministros energéticos.

En MLC Luz y Gas contamos con un equipo de asesores que evalúa tu caso con total transparencia y traslada al cliente todas opciones que puedan resultarle de interés. Para conocer más sobre nuestra compañía y sus servicios, consulte en la web o llame al 953 03 58 49.

Close-up of hand inserting coin in piggy bank

¿Cómo afecta el tope del precio del gas a tu factura de la luz?

Durante el último año, la sociedad española ha vivido una subida en los precios energéticos. Para contrarrestar los efectos de este cambio, el Gobierno ha aprobado un Real Decreto Ley con carácter temporal que tiene como objetivo reducir los costes del gas que se emplea para producir electricidad en el mercado mayorista.

Te contamos en qué consiste:

  • Está vigente desde el 15 de junio de 2022 y permanecerá, como máximo, hasta el 31 de mayo de 2023.
  • Está diseñado como una compensación a las eléctricas que emplean gas en sus centrales. El objetivo es que el precio final de la energía comercializada no sea tan elevado y se pueda reducir la cuantía de la factura.
  • Durante los primeros seis meses, se impone un tope de 40 €/MWh al coste del gas que se emplea para generar electricidad.
  • A partir de este periodo, el precio se irá incrementando en 5€ mensuales hasta llegar al tope del año establecido. Por lo tanto, si la medida durase un año, se impondría un tope de 70€/MWh.

 

¿Por qué este tope afecta a la electricidad y no al gas?

El precio del gas es el que se toma como referencia para marcar el precio de la luz. La electricidad que consumimos se produce de distintas formas, y una de ellas es mediante las centrales térmicas, que emplean gas. Por este motivo, si se incrementa el precio del gas en el mercado, la electricidad también se encarece.

Asimismo, el precio de la electricidad se fija mediante una subasta. En el punto en el que se encuentran oferta y demanda, se establece el precio del kWh que las comercializadoras le pagan a los productores de electricidad. Además, este precio servirá como base para que estas comercializadoras pongan precios a sus clientes.

 

¿Cómo te afecta esta medida?

La compensación del tope de gas se reparte entre todos los usuarios de la red eléctrica, excepto los contratos a precio fijo anteriores al 26 de abril del 2022. Puedes consultar el precio de la compensación en tu factura, dado que aparecerá integrado en el concepto Coste de la Energía.

En definitiva, esta medida pretende beneficiar a los consumidores con tarifas fijas y variables a largo plazo, dado que contribuye a rebajar el precio de la luz en el mercado mayorista. Así que, aunque este mes notes una subida en tu factura, probablemente notarás el ahorro si en breve tienes que renovar tu suscripción.

En MLC Luz y Gas evaluamos tus necesidades y te proponemos las opciones que te ayuden a ahorrar más en la factura de la luz. Consulte en la web o hable con nuestros asesores llamando al 953 06 10 29/953 03 58 49.

5VentajasGas

Cinco ventajas del gas natural

El gas es uno de los combustibles más comunes que se emplean en la actualidad. Se trata de una alternativa eficiente energéticamente y con beneficios ambientales, dado que, en contraste con otros combustibles fósiles (como la gasolina o el petróleo) su gasto suele ser más reducido. Además, el suministro es más limpio y seguro, por lo que se reducen significativamente las emisiones a la atmósfera.

Aunque se habla de él en singular, está formado por una mezcla de otros gases, como el metano, el butano o propano, entre otros.

Sus principales usos son:

  • Combustible doméstico e industrial: debido a sus cualidades caloríficas, se emplea como combustible para la calefacción, para calentar el agua de los termos y generar electricidad en el hogar, entre otras aplicaciones.

 

  • Materia prima en la industria petroquímica: para obtener materias primas como, por ejemplo, el etileno, útil como anticongelante y agente fumigador; el butaideno, para fabricar materiales como cauchos y llantas de neumáticos, y propileno, que se emplea para obtener plásticos para envases y textiles.

 

5 ventajas del gas natural

¿Por qué elegir este gas? Te damos las claves:

  • Se trata de una energía limpia y menos contaminante que alternativas como el petróleo. La emisión en Co2 es inferior en comparación a otros combustibles.
  • No requiere tanques ni espacio de almacenamiento, dado que este servicio se provee desde la red de distribución.
  • Es seguro. Posee menos densidad que otros gases y, en caso de fuga, hay menos probabilidades de sufrir intoxicaciones.
  • Es muy versátil. Con este combustible se puede calentar el agua, generar calor para la calefacción, encender la hornilla o producir electricidad, entre otras utilidades.
  • Facilita el ahorro en la factura mensual si se realiza un mantenimiento periódico de la instalación, se siguen las recomendaciones del proveedor y la vivienda u oficina posee un buen aislamiento térmico.

 

El gas y el medioambiente

Las ventajas avalan el gas natural como una buena alternativa energética. Además, es un combustible cuyo método de extracción continúa desarrollándose en la actualidad.

En concreto, una amplia diversidad de instituciones europeas e internacionales continúan proponiendo técnicas alternativas y económicamente rentables para obtener este recurso. De este modo, se puede obtener biogás, procedente de desechos. Por ejemplo, se pueden extraer de residuos de biomasa vegetal como el trigo o la caña de azúcar. Estas metodologías reducen el volumen de desechos generados, disminuyendo así las emisiones y dándoles al mismo tiempo una segunda vida.

Si quieres contar con una compañía energética que sea cercana, transparente y clara, ponte en contacto con nosotros. Es importante elegir una compañía de luz y gas que se adapte a tus necesidades y al tipo de gasto energético que realizas en tu hogar, oficina o edificio.

En MLC Luz y Gas nuestros asesores evalúan tu caso y te proponen las mejores soluciones disponibles. Contacta con nosotros e infórmate aquí.

 

El uso de la domótica ayuda a ahorrar energía

Cómo ahorrar en la factura de la luz con la domótica

¿Alguna vez has visto ‘El hombre bicentenario’ o la serie ‘Altered Carbon’? Estas ficciones recogen historias del futuro, en el que los robots se encargan de tareas tan mundanas como la limpieza, cambios en la iluminación del hogar e incluso la gestión de datos.

Aunque la tecnología aún no ha avanzado a esos extremos, ya existen los llamados hogares inteligentes, esto es, domicilios que poseen tecnología que mejora la eficiencia energética de los mismos. Más concretamente, hablamos de los sistemas de domótica.

De nuevo, parece una cuestión del lejano futuro o que solo pueden permitirse unos pocos privilegiados, pero la realidad es que los sistemas de domótica son asequibles y puedes convertirlos en tus aliados para ahorrar agua, electricidad, combustible e incluso incrementar la seguridad de tu hogar.

 

¿Cómo funciona?

La domótica automatiza procesos y controla de forma presencial o remota la vivienda, oficina o edificio mediante un panel instalado en la pared, en un mando o en el propio Smartphone. Desde ahí, se pueden gestionar cuestiones como la intensidad de la luz o el momento en el que se encienden o se apagan radiadores y otros electrodomésticos.

Precisamente, estos son los sistemas más conocidos y los que nos permitirán ahorrar más en nuestra factura de la luz y el gas, puesto que nos ofrecen la posibilidad de controlar cuándo encendemos las luces, elegir su tonalidad y brillo a lo largo del día e incluso programar la calefacción para que emita calor en función de la temperatura del exterior.

Algunos sistemas inteligentes ya disponibles son:

  • Enchufes
  • Bombillas
  • Cierre de ventanas
  • Termostatos
  • Medidores de consumo

El futuro de la domótica

Aunque todavía no hay una gran cantidad de sistemas de domótica disponibles, sí se están desarrollando nuevas tecnologías que se irán implementando en los próximos años.

Por ejemplo, investigadores de la Universidad de Jaén han desarrollado un sistema no invasivo que emplea los pensamientos de las personas para controlar los electrodomésticos de una vivienda. Tal y como señalan en la revista Applied Soft Computing, esta tecnología serviría para que personas afectadas por enfermedades como los ictus pueden interactuar con su hogar.

Otro ejemplo, aplicado al entorno de trabajo, es el que proponen investigadores almerienses, que han diseñado un programa automático que predice la temperatura adecuada para los usuarios de un edificio y se adapta a su actividad en estancias concretas. El prototipo de este sistema, explican en la revista científica ISA Transactions, ahorra un 11% de energía y reduce la producción de CO2, entre otras cuestiones.

 

¿Cómo ahorrar energía?

Un informe del Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía (IDAE) aporta algunas claves para emplear la domótica como medio para ahorrar energía y sugiere sistemas para la monitorización de consumos:

  • Sistemas de iluminación eficientes: adaptan el nivel de iluminación mediante el control de persianas, toldos, el encendido y apagado de las luces, etc.

 

  • Sistemas de climatización: sistemas de regulación de la temperatura de la vivienda en función de la temperatura exterior, la hora del día… Además, también se pueden implementar sistemas de cierre y apertura de ventanas.

 

  • Control de fugas de gas: son sistemas que detectan y alertan de averías, cortando el suministro para evitar los posibles peligros que pudieran ocasionarse.

 

  • Control del agua: sistemas inteligentes de riego, reciclaje automático del aguas grises, griferías que gestionan el caudal, la presión y la temperatura del agua de forma autónoma o que cortan el suministro de agua en caso de producirse una avería.

 

Sin embargo, todas las posibilidades de esta tecnología deben ir acompañadas de una tarifa energética razonable. En MLC Luz y Gas evaluamos tu caso y te proponemos las opciones más beneficiosas para tu bolsillo y para mejorar la eficiencia energética de tu hogar o entorno laboral.

Contacta con nosotros e infórmate aquí.

mujer lavadora

¿En qué se diferencian los electrodomésticos A de los G?

Probablemente hayas observado alguna vez que hay una etiqueta con una letra en algunos de tus electrodomésticos, como la lavadora o el frigorífico. Esta etiqueta energética es una catalogación que indica cuánta energía consumen estos aparatos. De este modo, puedes elegir aquellos que te permitan ahorrar en tu factura de la luz.

La clasificación energética de los edificios y los electrodomésticos se basa en la escala del Índice de Eficiencia Energética (IEE), que indica el nivel de eficiencia y consumo eléctrico. Este etiquetado, que lleva empleándose más de 25 años, está regulado por la Unión Europea, por lo que es el mismo y tiene el mismo significado en todo el territorio europeo.

Esta regulación se revisó en marzo de 2021 y se establecieron siete categorías:

  • A y B: menor consumo eléctrico.
  • C y D: consumo moderado.
  • E y F: consumo medio/alto.
  • G: La que posee peor rendimiento y consume más energía eléctrica.

 

Clasificación de electrodomésticos

Anteriormente, las etiquetas verdes de A+, A++ y A+++ indicaban una eficiencia energética alta; mientras que la A y B señalaban un consumo moderado y la C y D un alto consumo eléctrico.

En la actualidad, las nuevas etiquetas van tan solo de la A a la G e incorporan un código QR con el que el consumidor puede consultar con su teléfono las características específicas del electrodoméstico que quiera comprar. De esta forma, el usuario puede seleccionar el aparato en función de cuánta energía eléctrica consume.

 

¿Por qué hay una nueva clasificación energética?

La saturación en el mercado de productos clasificados como A+++, A++ y A+ ha reducido el rango de selección del consumidor. Además, los nuevos avances tecnológicos han producido electrodomésticos más eficaces y que consumen menos energía, por lo que surgió la necesidad de reescalar la clasificación. Este cambio también supone un incentivo para que los fabricantes mejoren el rendimiento energético de sus productos para obtener mejores clasificaciones.

No obstante, probablemente continúes viendo etiquetas A+++ en algunos productos que se catalogaron antes de este cambio. Esto se debe a que se clasificaron con el sistema antiguo, que aplica métodos de cálculo diferentes, menos estrictos que los actuales.

 

¿Qué electrodomésticos tienen etiquetado energético?

  • Los aparatos más habituales son:
  • Lavadoras
  • Frigoríficos
  • Aires acondicionados
  • Lámparas y bombillas
  • Secadoras
  • Lavavajillas
  • Hornos
  • Televisores

 

¿En qué debes fijarte antes de comprar un nuevo electrodoméstico?

No hace falta ser un experto en el sector energético para elegir el electrodoméstico apropiado. Tan solo necesitas:

  • Seleccionar el aparato que mejor se adapte a tus necesidades y comprobar sus especificaciones técnicas mediante un código QR.
  • Consultar las etiquetas de eficiencia energética para ver si ese electrodoméstico tiene mejor o peor rendimiento.
  • Seleccionar una compañía eléctrica que ofrezca asesoramiento y tarifas competitivas.

En MLC Luz y Gas tenemos un equipo de asesores energéticos que avaluará tu caso y te ofrecerá las opciones que más te beneficien. Puedes realizar tu consulta sin compromiso a través de nuestra web o llamando al 953 06 10 29. Nuestros expertos te devolverán la llamada.

filament bulb lying on euro coins

Consejos para ahorrar luz en verano

Ahorrar energía es una idea beneficiosa para nuestros bolsillos y también para disminuir la huella medioambiental que deja en nuestro planeta el consumo energético. Para ello, podemos poner en práctica sencillos consejos para ahorrar luz en verano que nos ayudarán, por ejemplo, a mantener una temperatura agradable en el hogar durante todo el día.

 

Cinco consejos para reducir el consumo energético en verano

  • Priorizar el ventilador al aire acondicionado. Los ventiladores consumen menos que los aires acondicionados y simplemente el movimiento del aire que genera el ventilador ya supone una sensación de entre 3 °C y 5 °C menos de temperatura. Esto puede maximizarse si se coloca en las zonas más frescas de la casa, creando corrientes de aire o preferentemente cercano al suelo, ya que el aire frío suele caer.
  • Controlar la temperatura del aire acondicionado si se decide poner. La recomendación más habitual es que esté programado a 25 grados y, si se tiene, en el modo ECO, que ahorra hasta un 30% de energía.
  • Ventilar la casa en las horas frescas y aislarla casa en las más calurosas. En los primeros momentos del día y cuando cae la noche es el momento de abrir las ventanas y dejar que el aire más fresco ventile las estancias. En las horas centrales del día es mejor evitar que entre el aire caliente bajando las persianas o corriendo las cortinas. El aislamiento, además, evita que los aparatos de refrigeración hagan un esfuerzo extra.
  • Aprovechar la luz del sol. La desventaja del verano es el calor y la ventaja la cantidad de horas de luz natural, así que buscando las zonas mejor iluminadas de la casa para hacer nuestras actividades cotidianas reduciremos al máximo el número de horas que encendemos las bombillas.
  • Si el calor es la desventaja del verano, la luz natural durante muchas horas es una de sus ventajas, también en lo que se refiere a ahorrar electricidad en casa sin grandes esfuerzos.

 

Compara tarifas y elige la mejor para ti

En MLC Luz y Gas, nuestro equipo de asesores energéticos evalúa con total transparencia cada caso y traslada al potencial cliente las opciones que más le benefician. Para conocer más sobre las tarifas de MLC Luz y Gas y comparar sin compromiso puede consultarse la web www.mlcluzygas.com, llamar al 953 06 10 29, dejar los datos en la web para que un agente experto devuelva la llamada o consultar con nuestro personal de las estaciones de servicio MLC.

Elegir compañía de luz y gas

Consejos para elegir compañía de luz y gas

Recomendaciones que van más allá de las tarifas

Vivimos un momento convulso donde la escalada de precios en los servicios continúa y la variedad de opciones de contratación marea a muchos consumidores. En este contexto es importante tener en cuenta ciertos valores. De esta forma, tendremos más posibilidades de acertar en la elección de la compañía de luz y gas del hogar, aunque no se sea un experto en el sector energético y su idiosincrasia.

Para poder mejorar el gasto energético y el coste económico que tiene para las cuentas del hogar, parece lógico que lo fundamental sea hacer una revisión de las opciones energéticas del mercado. Otra opción es comparar compañías energéticas en función del precio. Sin embargo, y sobre todo en situaciones como las que vivimos actualmente donde las condiciones cambian rápidamente y en poco espacio de tiempo, es importante contratar nuestros servicios de luz y gas con una compañía que demuestre transparencia. Una empresa que será capaz de reconocer tanto sus flaquezas como sus fortalezas, siendo clara en cada una de sus comunicaciones con el cliente o potencial cliente.

Honestidad y cercanía

En este sentido, es valorable que, además de que la empresa se muestre abierta, también demuestre honestidad. La confianza en la compañía prestadora de servicios es otro de los valores que más deben tener en cuenta los consumidores en el momento de contratar. También será un factor importante a la hora de permanecer en una compañía.

Desde MLC Luz y Gas recomendamos observar cómo es la comunicación de la compañía, si es veraz y confiable. Lo siguiente será evaluar si valora la cercanía hacia sus clientes. En un mundo cada vez más digitalizado donde son cada vez más habituales, por ejemplo, las contrataciones por teléfono o por internet, una compañía que se esfuerza por mantener abiertos con sus clientes canales de comunicación marcará la diferencia: teléfonos en los que alguien contesta y habla el mismo idioma, redes sociales actualizadas y donde también alguien responde, entre otros.

Servicio de atención al cliente

Este último aspecto se relaciona directamente con otro factor distintivo: una atención al cliente de calidad, resolutiva, accesible y capaz de ofrecer servicio de teleasistencia. Cada vez son más los consumidores dispuestos a pagar un poco más, si ese fuese el caso. Sobre todo pagarían más si supiesen que estarán atendidos ante el mínimo inconveniente que surja con su servicio contratado.

En definitiva, nuestros consejos para elegir una compañía energética de luz y gas confiable que será una buena compañera de viaje ante cualquier situación son:

  • Observar que sea una empresa transparente.
  • Comprobar que sea una compañía honesta.
  • Valorar que sea una organización cercana.
  • Asegurarse de cómo brinda atención al cliente.

Si has llegado hasta aquí, enhorabuena. Te sorprenderá que no hayamos hablado de mercado libre o regulado, y de tarifas con o sin discriminación horaria, entre otros aspectos. Hemos de decirte que lo haremos muy pronto. ¡Síguenos para más información en nuestros perfiles de Facebook e Instagram!

En nuestro apartado de Ayuda encontrarás más consejos a tener en cuenta a la hora de elegir compañía de luz y gas.